Publicada en

El uso de la agenda cuando comienza el curso

Que nuestros hijos lleven es sus estudios todo ordenado hay veces en las que es un poco complicado, no todos los niños son igual de aplicados y hay algunos a los que debemos ayudar, no solo en hacer sus deberes, sino a la hora de ser lo más buenamente organizados que puedan, el orden es imprescindible en la mochila y por supuesto en su cabeza, si no dejamos que lo sean o no contribuimos para ello al final con lo que nos encontramos es con unos niños que no saben que rumbo seguir, niños mareados que se hayan muy pero que muy perdidos. Por ello es que mi primer consejo es que desde pequeños los acostumbremos al orden, si ellos saben que las zapatillas van al zapatero y la ropa sucia al cesto, os aseguro que es lo que van a hacer en adelante, puesto que van cogiendo unos hábitos que a la larga son súper importantes.

Pues bien, a medida que van creciendo es necesario que el refuerzo sea a diario, puesto que eso les va a ayudar en el futuro a ser unos niños muy organizados, por ello cuando empiezan primaria, es conveniente ayudarles el orden también en el colegio, puesto que ya vienen con raíces bastante arraigadas nosotros tan solo tenemos que ir poniendo es su camino las herramientas que le ayuden a seguir con su rutina, por ejemplo, el uso de las agendas es a priori una buena idea, lejos de pensar que es solo una cosa de empresarios, las agendas escolares cada vez están teniendo mucha más demanda en nuestros colegios, y puesto que son una fuente de ventajas ¿Por qué no empezar a utilizarlas? De hecho, hay sitios como https://www.agendasyrecambios.es/ donde disponen de una gran variedad entre las que poder elegir. Enseñarles a llevar sus deberes apuntados ayuda y bastante a la hora de conseguir que no se les olvide nada, no sé vosotros pero mi hijo mayor es un autentico poema en cuanto a la organización de la tarea, por ello es que la ayuda de la agenda se convierte en un paso tan importante, una vez que se acostumbra la utilizan para todo, ya no solo para apuntar deberes, sino fechas de exámenes, de trabajos comunes o individuales, en definitiva, se convierte sin más en su mejor compañera, veréis que a medida que crecen la agenda se convierte en algo casi indispensable.