Publicada en

En una pareja pueden ser felices los tres

Hay quienes viven en solitario y se jactan de decir que lo mejor es estar solos, porque puedes ir y venir a donde te plazca, sin nadie que te ponga frenos o modifique tus planes. No dejan de tener razón y es una condición a simple vista muy tentadora, en especial para ciertos individuos atados a una relación aburrida. Pero lo cierto, es que en numerosos momentos la soledad hace de las suyas y deja de ser tan espléndido.

Los seres humanos estamos constituidos para vivir en comunidad y más allá de tener muchos individuos cercanos, eso no es suficiente. Tenemos sentimientos, que se mezclan con la atracción y esa necesidad de estar acompañados, por lo tanto, no deja de ser imperioso encontrar a una persona especial con la cual compartir nuestro día a día.

El problema es que cuando encuentras a ese ser especial, a quien en algún momento comienzas a llamar “pareja”, es que se va colando la monotonía y dejan atrás la magia de la diversión y la complicidad de vivenciar aventuras que le den emoción a la relación. Algunos llegan a aburrirse tanto que deciden acabar con esa unión, echando por tierra cualquier sentimiento bonito que aún puedan profesarse. Otros tantos, aguantan más, pero por el precio de una gran insatisfacción.

Lo anterior ocurre por falta de creatividad, por tener la mente algo cerrada, y es que en una pareja, pueden ser felices los tres.

¿Quién sería el tercero?

No estamos hablando de una relación abierta, en la cual den cabida a otra persona (cosa que se respeta a quienes así lo decidan). Aquí lo que se aconseja es tener un vehículo 4×4, sería el tercero ideal. Un compañero muy generoso que les propicie múltiples aventuras, convirtiéndose en el mejor cómplice de escapadas y todo lo que deseen hacer a bordo.

Nada para salir de la monotonía como los viajes, en los cuales se cambia de ambiente, de rutina y actividades. No hay que atravesar medio país o traspasar las fronteras, porque España está cubierta por numerosos lugares atractivos, lo que pasa es que algunos no son de fácil acceso con coches convencionales, por ello conviene tener un todoterreno.

Si quieres que tu relación se mantenga vibrante, invierte en una camioneta 4×4. Su mantenimiento se facilita con el uso de los desguaces, que hoy por hoy son de establecimientos muy confiables (los legales por supuesto), que se pueden acceder a través de la web http://www.desguaces4x4.eu/ y así estarán felices los tres.